Fira de Santa Llúcia

Historia de la “Fira de Santa Llúcia”

La fecha más antigua que conocemos de la “fira” corresponde al año 1786. Esta fecha es bien concreta y no dá lugar a dudas, tanto de la celebración de la “fira”como de su importancia, ya que dos fuentes muy fidedignas lo constatan. La primera de ellas la hallamos en los escritos de Rafael Amat, escritor catalán del siglo XVIII (1746-1818), conocido con el sobrenombre de Barón de Maldá, y donde en una crónica de su dietario de 60 volúmenes titulado “Calaix de Sastre” se dice : “Día 13 de Diciembre, Santa Lucía virgen y mártir. Hubo fiesta en la Catedral, en la capilla y en el altar donde se venera la imagen de la Virgen; y fuera, en los claustros, con la feria delante de su calle, muchos puestos de belenes, figuras de barro y cartón, imágenes de santos, pastores, animales..., que hacen que haya multitud de gente,(...). Y dentro de la Seo la gente oye misa y reza a la virgen para que les conserve la vista con la claridad.”

La segunda fuente, nos llega del gran folklorista y autor del “Costumari Català” Joan Amades (1890-1959) que confirma el año 1786, como la fecha conocida más antigua y fidedigna.

Ni las calamidades, como la terrible epidemia de fiebre amarilla que padeció la ciudad de Barcelona en el 1860, no impidieron la celebración. Joan Amades habla de Santa Llúcia como la patrona de las modistas, sastres y de todos aquéllos que trabajan el arte de la aguja, asimismo también de los ciegos; es por ello que se la conoce popularmente como “la abogada de la vista”.

También se dice que la misma feria era conocida como “la feria de las mozas”, ya que se creía que iban chicas solteras para concertar desposos. Las mozas de los alrededores iban acompanyadas de su madre, bien vestidas y arregladas, para poder encontrar un pretendiente.

El día de Sta. Llúcia, en algunas poblaciones de Catalunya, las niñas que en el siglo XIX y parte del XX estudiaban costura, hacían fiesta y corrían por el pueblo o ciudad entonando canciones y salmos. La gente las apodaba “llucietes”. En otros lugares, se conoce que las chicas se reunían a escuchar misa y luego iban en grupo por las casas recogiendo limosnas y donativos. Una de ellas representaba Sta. Llúcia y llevaba puesta una corona de flores y las que la acompañaban eran las “cardenalas”. En Barcelona , las modistas se reunían en el Parque de la Ciudadela donde se celebraba una gran fiesta.

En algunas fuentes podemos leer que a lo largo del s.XIX, en la “fira” de figuras de pesebre se hallaban vendedores de muñecos de cartón, que eran accionados estirándolos de un cordel. A pesar de no tener ninguna relación con el pesebre, los niños quedaban embelesados ante ellos y esto ayudaba a que hubiese una mayor afluencia de gente en la “fira”.

Amades escribe que en el siglo XIX se celebraba feria de belenes tres días: por la Purísima y por Santa Llúcia, en la plaza de la Catedral; y por Santo Tomás, en las plazas del Pi, de Sant Josep Oriol y en la del Born. En estas ferias se vendían figuras, casetas,y otras construcciones y piezas propias del belén, como puentes, fuentes, molinos, pozos, pajares... En cambio, los elementos propios para la construcción del paisaje como el musgo, el corcho , murtra y demás hierbas podían encontrarse en las escaleras de la Seo. Nuestros abuelos distinguían bien ambas ferias: la de belenes y la de hierbas.

La afición por el belén fue en crecimiento e hizo que ambas ferias aumentasen de puestos de venta hasta el punto de unirse.

Ya entonces, aconteció la costumbre de que los niños acompañados de sus padres fuesen a pasear, a pesar del frío propio de la época del año, con tal de vivir el ambiente navideño y sentirse arropado por el bienhacer de los vendedores. Al llegar al hogar con todo lo necesario comprado en la “fira”, las famílias construían el belén que servía de entretenimiento de los pequeños de la casa y del gaudio de los mayores.

Algunas fuentes anteriores al s.XX, destacaban que los verdaderos belenistas no inuguraban el belén hasta la Nochebuena, ya que consideraban irreverente simular el misterio del nacimiento del niño Jesús antes de producirse.

Durante el primer tercio del s.XX, el día de Sta. Llúcia toda Barcelona acudía a la pequeña capilla dedicada a la Santa para prevenir el mal de ojos. Los alrededores de la capilla se llenaban de gente, y los feriantes vendían lo mejor que tenían.

Perquè avui és Santa Llúcia
dia de l´any gloriós,
pels vols de la Plaça Nova
rondava amb la meva amor.

Anem tots dos a la fira,
amiga, anem-hi dejora,
que una mica de muntanya
alegri nostra tristor.

Comprarem grapats de molsa
i una enramada d´arboç,
i una blanca molinera,
i una ovella i un pastor.

(Fragmento del “Romanç de Sta. Llúcia d´en J.Mª de Segarra).

Con respecto a su instalación, la “Fira de Sta. Llúcia” ha cambiado mucho si se compara con antaño. Por ejemplo, a principios del siglo XX, según las fotografías que se conservan, los feriantes montaban sus puestos con un gran tablero de madera y unos sencillos estantes, protegiéndolos con un rudimentario entoldado impermeabilizado con aceite de linaza, y se iluminaban con luces de petróleo o acetileno, cuando empezaba a oscurecer.

Ahora, en cambio, las paradas son de madera, bien equipadas y resistentes, e iluminadas con luz eléctrica.

Paralelamente a los puestos de figuras y objetos de corcho o artículos de adorno, también se instalan puestos llamados de “verde” en los que se halla musgo, brusco, laurel, abetos, corteza de corcho, muérdago...

Sin duda, la “Fira de Sta. Llúcia” es una de las tradiciones navideñas más arraigadas y antiguas de la ciudad de Barcelona.

Además de lo ya citado, seria necesario hacer mención de algunos de los muchos artesanos del mundo del belén que han hecho posible el suceder de la “fira” a lo largo de los más de 200 años de pervivencia. La gran afición a los belenes en Cataluña y en el resto de España ha dado paso a artistas que han destacado en el arte belenístico. Si hablamos del pasado, seria importante citar dentro del mundo de las figuras del belén a cuatro de los artistas más relevantes: Francisco Salzillo (1707-1783) de Murcia, Ramón Amadeu (1745-1821) de Barcelona, Damià Campeny (1771-1855) de Mataró, y Doménech Talarn (1812-1902) de Barcelona.

De todos ellos, tenemos constancia por distintas fuentes que el barcelonés Ramón Amadeu fue vendedor en Sta. Llúcia. Como puede leerse en una de sus biografías, Amadeu que nació cerca de la iglesia del Pi y de linaje humilde, ejerció de alfarero e hizo muchas figuras de belén que él mismo, bien joven, vendía en la “fira”. De modesto artesano llegó a ser considerado como el mejor artista de su época, y se conoce que el rey Carlos III siempre que venia a Barcelona lo visitaba en su obrador. Sus obras fueron de un barroquismo suave, más cercano al estilo francés que al italiano o al murciano.

Desgraciadamente, la invasión Napoleónica, la Semana Trágica y la Guerra Civil hicieron que una parte considerable de sus obras se extraviasen o destruyeran. Las que se conservan pueden admirarse en el Museo de Historia de Barcelona, en el Museo de Olot y en distintas colecciones particulares.

Más adelante, notables figuristas y artesanos del corcho han expuesto o exponen todavía sus productos en la “Fira de Sta. Llúcia”, a veces ejerciendo además de vendedores, entre los más destacados podemos hallar a:
Daniel José Ursueguía ( Santander 1909-Barcelona 1990 ); Carratalà, figuras de pequeña dimensión de tipología catalana; familia Muns, que resaltaban por sus originales figuras; familia Castells, hoy en día los nietos de Martí Castells siguen el oficio iniciado por su abuelo; familia Bertrán, especializados en vegetación y figuras de plomo y barro; hermanos Colomer, figuritas de plástico y barro y trabajos artísticos en corcho; Fernandez Carbonell, artículos en corcho muy elaborados; familia Deulofeu, especialistas en cuevas y paisaje del belén; Montserrat Ribes, que expone sus figuras en la “fira” desde 1997; Barceló, cuevas de corcho; artesania Bonet, que realiza artículos de corcho con iluminación; y muchos más como: Abella, Anell, Joan Bel, Anna Blesa, Lluís Boix, Antoni Cendra, Francesc Costa, germans Escoda, Fabregat, Fernández Puigmacià, Ferrer, Gil, Gisbert, Joan Hernández, Ivars Teresa Llort, Pasqual Macià, Gerard Marí, Anna Maristany, Marinel.lo, Aurora Mas, Miquel Moreno, Oliver, Pañellas, Puig Llobera, Riera, Semis, Silvestre, Taulé, Vidal, Vila, ... etc.

Actualmente, la “fira” empieza a finales de Noviembre o principios de Diciembre, con más de 280 paradas ordenadas por sectores según los artículos que se venden ( belenes y figuras, verde, y artesania ) y ubicadas delante del Plà de la Seu, en la Avenida de la Catedral. Los vendedores os ofrecerán, como siempre ha hecho desde antaño, todos los productos que necesitéis para ornamentar vuestro hogar para las fiestas navideñas, y os atenderán con calidez para que visitéis la “fira” tantas veces como queráis con la misma ilusión y las ganas en la que ellos están para vosotros.

El frío se acerca y con él la Navidad, así pues empezad a abrigaros y hasta pronto.

Bibliografía principal:
AMADES, Joan; “ El Pessebre “, editado el año 1946, a pesar de que en el prólogo del mismo su fecha de publicación consta el año 1935, como libro clandestino de la época.

© Associació Fira de Santa Llúcia 2013-2014